Un rubro fundamental y sobre el cual todo el sector de la construcción necesita permanente actualización, es el de las conexiones o redes eléctricas y a gas. No sólo hay que estar a tono de las nuevas disposiciones legales, también de certificaciones o sistemas que facilitan esta labor. Por si fuera poco, también se deben tener los profesionales idóneos para llevar a cabo tareas específicas. La seguridad de la instalación depende, por lo menos, de estos tres ítems.

P4131009

Para mayor claridad hay que hablar con los expertos, por esto el ingeniero Javier Sotelo, gerente de Osho Ingeniería, clarifica el panorama. En primer lugar, todo contratista que maneje esta línea de construcción debe alinearla con su proyecto integral de ingeniería. Si no se contempla como parte integral del portafolio no va a funcionar.

Esto provoca que cuando llegue cualquier proyecto ya esté previsto un sistema de protección en redes y conexiones. Cualquier otra cosa sería improvisar. “Si no se cuenta con un diseño de ingeniería es altamente probable que no se haga correctamente el resto del proyecto”, enfatiza. Lo anterior debido a que las bases y regulaciones no son muy claras y hay que trabajar con lo establecido en reglamentos como RETIE o RETILAP.

Por este motivo el foco debe ser otro. Así que lo relevante a la hora de incluir esta especialidad no está en los códigos ni en el punto de vista técnico. Las normas estándar son de un cumplimiento relativamente cómodo por su falta de formalidad, “el verdadero reto es realizar proyectos de protección contra incendios con la idea de mantener la seguridad de los habitantes y el inmueble”, insiste Sotelo. Manteniendo esa premisa como base del portafolio, se actuará de oficio respecto a cumplir los procedimientos y medidas establecidos.

Javier Sotelo, gerente de Osho Ingeniería

Javier Sotelo, gerente de Osho Ingeniería.

Al contratar trabajos de Protección contra incendios se debe mirar la capacidad de los profesionales “El respaldo real está en contar con personal calificado y los recursos tecnológicos adecuados”.

 

 

 

Las conexiones y redes cumplen con una labor energética; brindar el servicio de luz y gas al cliente. Pero esa es la parte fácil del trabajo. Lo difícil es garantizar la seguridad, la calidad del trabajo en cuanto a protección y una garantía que sólo es dada por la experiencia. La confianza del cliente y su reconocimiento constituyen la base del negocio. “Cuando prima el aspecto social sobre el económico se crea una fuente de ingresos segura y con potencial expansión”, orienta el ingeniero Sotelo.

Ir en el rumbo opuesto, abaratando costos y apostándole a maximizar sus ganancias a cualquier costo, es el principal motivo por los cuales esta especialidad se complica. Otro motivo de complicación es no cumplir con las normas básicas del rubro. Siempre se deben seguir los estándares nacionales e internacionales tanto en instalación como en protección; igualmente en Colombia hay un interés reciente sobre la implementación de esta especialidad.

Seguridad industrial 3

El decreto único reglamentario del Minvivienda es prueba de ello. Las pruebas de mantenimiento (IPM), de estanqueidad (DFT) que otorgan buenos resultados, indican la calidad de la obra implementada. Por eso la comprobación de lo hecho es el primer ítem a la hora de estar seguros de que el portafolio ofrecido está a fin a los lineamientos mundiales sobre la materia. Con eso se va a la avanzada en este negocio, independientemente a los vacíos legales hay que realizar un excelente trabajo y capacitación sobre el tema.

Pero el factor más fundamental para tener un buen portafolio de servicios es contar con profesionales idóneos en conexiones y redes. Con un personal preparado eficiente, es fácil ser contratado. En el caso del personal calificado, siempre hay que buscar gente con certificación NFPA (National Fire Protection Association) y que tengan participación en empresas con buena calificación en registros como el RUC.

Lo ideal es siempre actualizarse, buscar nuevos métodos y estar alerta de lo que se reglamente. Así como no dejar de lado el factor humano y social de la actividad que se realiza. Recomendación aplicable no solo a las conexiones, sino a todos los elementos de la construcción en general.

El dato

Reglamentación colombiana

En el país las actividades eléctricas se deben ceñir al Reglamento Técnico de Instalaciones Eléctricas (RETIE). Este, establece medidas que garanticen la seguridad de las personas, de la vida animal y vegetal y de la preservación del medio ambiente; previniendo, minimizando o eliminando los riesgos de origen eléctrico. Al igual que el RETILAP – Reglamento Técnico de Iluminación y Alumbrado Publico, que establece los requisitos y medidas que deben cumplir los sistemas de iluminación.