Para lograr un acabado de calidad, la herramienta con la que se va a aplicar el producto es esencial para obtener los resultados profesionales esperados.

Conseguir una adecuada aplicación de los distintos tipos de pintura según la superficie en la que se vaya a emplear, requiere de una exitosa elección de la herramienta. Existe una gran variedad, entre las que se encuentran: brochas, pinceles y pistolas para pintar, ¿cómo elegir la adecuada?

Para empezar, es vital revisar la superficie en la que se va aplicar la pintura y hacer pruebas con el proveedor. “Ya sea para superficie mecánica o de concreto, porque las pruebas permiten visualizar que tan buen comportamiento tiene el producto, si se basa en tener un óptimo rendimiento y cubrimiento y si ese acabo es el que desea”, comenta Edgar Buitrago, jefe comercial Pintulor.

Además, hay brochas de diferentes tamaños, en el mercado se pueden encontrar de una hasta seis pulgadas, dependiendo del espacio en el que se requiera su uso. “Las brochas de una pulgada permiten llegar a orificios pequeños, las de cuatro a cinco son para el contorno y las de dos pulgadas permiten delineamiento”, agrega Buitrago.

También, se pueden encontrar de distinto material: cerda natural y sintética; cada una con un uso diferente, “no es lo mismo aplicar la pintura con un rodillo de una felpa larga o corta; lo mismo sucede con una brocha, no es lo mismo aplicar una pintura sobre una superficie que está rugosa y utilizar una brocha de cerda suave o una cerda gruesa” explica Carlos Mario Rivillas, asistente administrativo Sapolin. Por ejemplo, las brochas de cerdas naturales se utilizan para aplicar productos base solventes como barnices o lacas: las de cerdas sintéticas se utilizan para todo tipo de pinturas al agua, aunque, también se suelen utilizar para base solventes.

Para Carlos Mario Rivillas, lo más recomendable es utilizar cerda natural, debido a que este material no es tratado y, por tanto, es muy suave. “La cerda natural es lo mejor para la aplicación de este tipo de pinturas para construcción liviana, es mucho más suave la aplicación, se hace mucho más limpia. Es importante, escoger una brocha de calidad, porque si estoy pintando y me están quedando cerdas sobre la superficie, eso me va a generar defectos y no se va lograr un resultado de calidad ”.

Finalmente, el cuidado de las herramientas es elemental durante el proceso que se esté desarrollando en una construcción. “Es imprescindible, utilizar solventes o agua inmediatamente se termine la jornada, lavarla siempre y dejarlas colgadas. No dejarlas puestas sobre una mesa o dentro de una caneca. El rodillo también dejarlo colgado, para que no se vayan a deformar las cerdas o no se vayan a esponjar” expresa Edgar Buitrago.

APUÉSTELE A LA TECNOLOGÍA

Los avances tecnológicos también han transformado la manera que generalmente se emplea para pintar, con herramientas que poseen características especiales y dan como resultado acabados impecables, brindando rendimiento, rentabilidad, facilidad, menor tiempo y mayor productividad. “La última tecnología en herramientas para pintar es la pulverización, es un proceso que convierte las partículas de pinturas pequeñas por medio de la circulación de aire, generando que se tapen los poros que existen en la pared y queden totalmente sellados”, explica John Jairo Arias, gerente para Latinoamérica de Wagner.

AL TRABAJAR CON PULVERIZADOR SE OBTIENE UN GRAN RENDIMIENTO DEL MATERIAL Y UN NIVEL MÍNIMO DE DISPERSIÓN DE PINTURA.

Estas tecnologías brindan la posibilidad de que se pueda trabajar con diferentes tipos de pintura: vinilos, barnices, esmaltes, lacas. Además, una sola pistola se puede emplear para cualquier tipo de espacio o material que se requiera pintar. “El mismo equipo se puede utilizar para cubrir esquinas o lugares de difícil acceso y después se puede expandir para lograr acabados. Con esto se elimina la necesidad de tener que comprar múltiples herramientas convencionales para pintar rejas, paredes o esquinas, gracias a su versatilidad”, dice Arias.

Su rendimiento y rapidez es otra de sus grandes ventajas, “basta con una o máximo dos pasadas con la pistola, para llegar a resultados profesionales. Con la pistola no se tiene que diluirla, ni agregarle agua, ¿qué pasa cuando utilizas pintura original? Como está espesa, reduces le número de pasadas, agrega el especialista de Wagner.

dato herramientas pintura 300x269