Enfrentarse como contratista de pintura a coinas y baños, es un trabajo que necesita de toda la titular

La humedad, es uno de los rivales más fuertes, y en algunos espacios de las construcciones es un reto que se dará constantemente. Para eso debe elegir las pinturas adecuadas y seguir consejos profesionales.

GANE POR W.O.: Este término es usado en el fútbol cuando existe un ganador porque el contendiente por diferentes razones tiene impedimentos para jugar. Es lo que usted debería lograr con el uso de pinturas en zonas húmedas, evitar que se presente la humedad y llevarse la victoria.

Así puede lograrlo

Pinturas impermeabilizantes: Según los expertos de Corona, se basan en revolucionarias tecnologías de partículas ultra pequeñas e hidrofóbicas, que penetra los poros de la superficie que será sellada, incorporándose al sustrato para actuar como una barrera integral que evita el paso del agua.

Pinturas hidrorepelentes: Son lavables y transpirables, pero con alta resistencia al agua, y que además incorporan sustancias fungicidas para impedir el crecimiento o eliminar los hongos y mohos.

“Es importante tener en cuenta que la superficie pintada puede ser lavada después de 30 días de aplicado el producto. No utilizar jabones abrasivos, preferiblemente usar jabones de tocador. Se debe lavar con paños suaves”, sugiere William Ballén, coordinador Nacional de ventas de Pintuland.

El “paramédico” de la construcción: Usted y sus conocimientos en pintura pueden ser el mejor “paramédico” de su equipo. Lo importante es saber identificar las patologías por humedad y aplicar los procedimientos necesarios, que pueden ser las mismas pinturas por su faceta curativa. Dos de las patologías más comunes son:

  • Humedad por capilaridad: Es la ascensión de la humedad proveniente del subsuelo y por filtraciones. Este tipo de humedades suben por poros y capilares, evaporándose finalmente a la atmósfera y degradando las paredes.
  • Humedad por condensación: Suele aparecer en espacios cerrados en donde hay condensación de agua debido a la generación de vapor. Lo que pasa diariamente en baños y cocinas.

Una de las soluciones más efectivas a estas patologías, es la aplicación de pinturas antihumedad o antimoho, las cuales minimizan los efectos negativos mediante la mejora de la transpiración de la superficie. En el caso de la humedad por capilaridad, se debe usar la pintura después de revisar posibles daños en los revestimientos, uniones de la construcción e instalaciones hidráulicas.