Es una tecnología que ha tomado fuerza en Colombia en obras públicas, pero se proyecta que será una de las peticiones obligadas de los constructores en las construcciones.

Usted como contratista debe ofrecer garantías profesionales a sus clientes. Los constructores confiarán más en su trabajo si puede garantizar que en caso de existir algún reproceso por avería en los sistemas hidráulicos, puede hacer una rehabilitación de las tuberías evitando molestias a los usuarios y disminuyendo el coste de los

sistemas de sustitución tradicionales, además de conservar intactos los suelos y las paredes, y permitiendo que la actividad de la edificación (si ya está habitada) pueda continuar con normalidad.

A continuación, le contamos de qué se trata este sistema de rehabilitación que se usa continuamente en Europa y que usted, como contratista, puede ir conociendo para que posteriormente se capacite y lo convierta en uno de los servicios que puede ofrecer como empresa.

250px Pressbohrtechnik 2

BENEFICIOS
En la mayoría de los casos las tecnologías sin zanja permiten reducir el coste económico y medioambiental de las reparaciones.
Este sistema de rehabilitación tienen muchas más ventajas que el tradicional sistema de sustitución mediante obra, entre las que se destacan:

  • Sin obra, sin molestias.
  • Rapidez en la ejecución.
  • Material de elevada resistencia y mayor durabilidad.
  • Tanto el material como los procesos son respetuosos con el medio ambiente.
  • La tubería se pone en servicio inmediatamente después del fraguado.

¿CÓMO FUNCIONA?

img115 273x300

Los métodos de reparación sin zanja empezaron a desarrollarse en la década de los 80 y actualmente se utilizan en más de 22 países de los cinco continentes, permitiendo rehabilitar tramos de redes de saneamiento (colectores, ductos, bajantes, entre otros sistemas hidráulicos) empotrados en suelos y paredes sin necesidad de realizar zanjas.

Se aprovechan las aberturas propias de la instalación como arquetas y registros, para instalar o construir una nueva tubería en el interior de la existente solucionando roturas, grietas y defectos de sellado.

TIPOS

  • Entubado: consiste en la introducción en la tubería a rehabilitar de un tubo continuo de menor diámetro al existente.
  • Fragmentación: es la introducción de una nueva tubería aprovechando la traza de la conducción a rehabilitar. Para ello, mediante los útiles necesarios se rompe la tubería existente y a la vez se aloja una nueva tubería en el lugar que ocupaba la primera.
  • Manga: se trata de un compuesto textil tubular que se utiliza como revestimiento interior de la tubería que se instala, generalmente, por reversión con presión de gas o agua.